Páginas vistas en total

miércoles, 26 de enero de 2011

Una habitación con vistas...


Este es tu camino, el que tus pies llevan,
y sigues adelante, centrada, hermosa, alegre:
a pesar de las piedras que los demás creen que ponen ante tí,
y que usas para ir apoyándote y subir más rápido.

Arriba, arriba, hasta la cima.
El camino continúa, y tu lucha diaria también:
trabajar, llevar la casa, educar a tus hijos, conseguir que te amen
como tú los amas a ellos...
y no darle importancia a quien no tiene ninguna ya en tu vida.

Es más fácil temer que andar, es más fácil odiar que compadecer,
es más fácil perdonar que olvidar...
Es más cálida una habitación con vistas al infierno
que un camino de piedras a cielo abierto...

Pero el verdadero calor está dentro de tí, y no fuera, en el otro:
debes encontrar el camino y seguirlo, sin olvidar que los hijos que educas hoy
serán hombres y mujeres por la mañana, y TÚ su ejemplo vital a seguir:
un ejemplo de luz y valentía, de firmeza y cariño, de fortaleza y verdad.

- Dedicado al grupo 'Abriendo Alas' de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario