Páginas vistas en total

sábado, 1 de enero de 2011

Libertad


Ahora que mi coraza es lágrimas y no metal,
ahora que mis espadas son hiel y no silbido, 
mi corazón siente la luz y es libre, 
pues ni espadas ni coraza ya necesito.

Ahora que soy yo mismo, puedo al fin buscar la música, 
la canción primigenia que desde el alba de lo creado, 
me une a mi otro yo, a mí mismo, a tí y al Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario