Páginas vistas en total

domingo, 30 de enero de 2011

Els pals dels temps - Los palos del tiempo


Avui vaig veure una nena corrent.
Li vaig preguntar "On vas?" i em va respondre "A jugar amb els pals del temps".
"Vine amb mi. Mira com cavalquen les seves ànimes al vent".
Carles, José, Xurxo, Yedra i Miquel, ells són el signe d'aquest temps.
Amb gaites, percussió, violí i veu, transformen el món rient,
tocant i cantant a la vida, deixant-nos sense alens ...


(Hoy vi a una niña corriendo.
Le pregunté "¿Dónde vas?" y me respondió "A jugar con los palos del tiempo".
"Ven conmigo. Mira cómo cabalgan sus almas al viento".
Carlos, José, Xurxo, Yedra y Miguel, ellos son el signo de este tiempo.
Con gaitas, percusión, violín y voz, transforman el mundo riendo,

tocando y cantando a la vida, dejándonos sin aliento...)


- Dedicada a mis amigos del grupo "Paus da Vida".

miércoles, 26 de enero de 2011

La noche del océano


Eres tan cariñosa como una Madre: alimentas, acicalas, cuidas, apoyas, mimas...
Eres tan generosa con los demás, que siempre terminas sufriendo por su causa.
Eres tan valiente, que no dudas en dejar atrás tus miedos...
para ayudar a otros a superar los suyos.

Siento cómo lloras por dentro, diez minutos antes de llorar por fuera.
Una ola de sentimientos fluye a través de tu alma,
alcanzando la mía: nostalgia, dolor, pérdida, un retrato agridulce de cariño,
una sensación asociada a un tiempo y a un paisaje.

Hace mucho que no necesitamos palabras, pues somos hermanos de alma.
Cuando era sólo un niño perdido, me sacaste del pozo de la ira y la auto destrucción.
Cuando fui hombre, dibujaste alas en mi espalda para que pudiese volar lejos.
Ahora desbrozas la senda delante mía, machete en mano, monte a través.

Me diste el regalo más preciado: la libertad. Por eso no me aparto de tu lado.
Porque soy libre de hacer mi vida, y cada día aprecio más tu mano,
en las cosas que no me dices, en las que dejas que descubra por mí mismo,
aunque tú ya las has visto.

Cada día te admiro un poco más, pitufa. No te pongas triste
si uso un viejo truco de buceador para subir a la superficie,
cuando llevo el tiempo tan justo: he visto un ancla que subía hacia la proa de un barco,
y me he agarrado a ella hasta llegar arriba y respirar aire puro.

Ahora estoy de nuevo entre olas, flotando... pero el barco se aleja, sólo logro distinguir
su estela de olas de plata a la luz de la luna... la noche del océano se me echa encima,
y sé que será larga, pero recuerdo la pequeña cala abrigada de piedra negra y pulida
donde me llevó la corriente del destino, y no siento miedo...

Pues sé que al final del océano hay tierra firme: en la noche trataré de alcanzar el barco,
y si no, la mañana traerá hasta mí un velero, con su camareta estrecha y cálida,
que huele a salitre y a sol... no me preocupo, ahora sólo me ocupo de nadar: inspiración,
brazada, espiración, brazada... y las piernas, siempre el ritmo en las piernas...

Lo único que pido a Selene es poder velar tu sueño.
Duerme, pues el Lobo vigila desde la piedra sobre el poblado.
Y si despiertas, deja que te guíe la luz de su mirada,
esa que convierte las tinieblas más negras en formas azules y densas...

Una habitación con vistas...


Este es tu camino, el que tus pies llevan,
y sigues adelante, centrada, hermosa, alegre:
a pesar de las piedras que los demás creen que ponen ante tí,
y que usas para ir apoyándote y subir más rápido.

Arriba, arriba, hasta la cima.
El camino continúa, y tu lucha diaria también:
trabajar, llevar la casa, educar a tus hijos, conseguir que te amen
como tú los amas a ellos...
y no darle importancia a quien no tiene ninguna ya en tu vida.

Es más fácil temer que andar, es más fácil odiar que compadecer,
es más fácil perdonar que olvidar...
Es más cálida una habitación con vistas al infierno
que un camino de piedras a cielo abierto...

Pero el verdadero calor está dentro de tí, y no fuera, en el otro:
debes encontrar el camino y seguirlo, sin olvidar que los hijos que educas hoy
serán hombres y mujeres por la mañana, y TÚ su ejemplo vital a seguir:
un ejemplo de luz y valentía, de firmeza y cariño, de fortaleza y verdad.

- Dedicado al grupo 'Abriendo Alas' de Facebook.

domingo, 23 de enero de 2011

La niña

Ayer ví a una niña jugando, riendo, bailando, tocando la pandereta.
Hoy me acordé de ella y le traje una piruleta.
Ella me sonríe con sus ojos y su nariz pizpireta.

Y ese niño de grandes y tristes ojos marrones,
el que se esconde tras el hombre y el lobo, tímido, perdido y frágil,
hoy sólo encuentra una palabra para la mano que le tiendes,
antes que las lágrimas inunden el teclado del portátil:

Gracias.

domingo, 16 de enero de 2011

Cuento para un hada: el principio de un mundo.


"Mira, allí están, allí enmedio." - dijo Dzy´ann.
"Sí, ya los veo. Venga, vámonos, no debemos interferir en sus asuntos." - le respondió Lii´la.
"¿Qué están haciendo?" - quiso saber Dzy´ann, que por más que se esforzaba, no conseguía ver bien a través de la semiesfera de luz nívea que rodeaba las dos figuras entre la niebla.
"Están Haciendo el Amor." - le espetó Lii´la, impaciente por irse de allí.
Demasiada energía, demasiado cerca.
"No, no lo creo, no hay contacto físico entre ellos, y los humanos a eso le llaman tener sexo, y es necesario contacto físico." - se extrañó Dzy´ann, que miraba la escena sin comprender.
"Veo que no lo entiendes. Te lo mostraré desde el principio, y luego nos iremos de vuelta a casa." - y tras decir esto, Lii´la chasqueó los dedos de ambas manos, agitó sus alas tres veces y las dos hadas empezaron a volar hacia atrás en el tiempo, en una espiral de diez minutos, hasta el principio de todo.

"¿Los ves ahora?" - preguntó Lii´la.
"Sí, pero aún no lo entiendo" - dijo Dzy´ann, mientras contemplaba a una esbelta muchacha que tocaba un violín, y de vez en cuando, pulsaba con sus dedos de la mano derecha las cuerdas, tañendo notas tan bellas como gotas de rocío al amanecer. Frente a ella, un hombre fornido movía su mano derecha en ademanes rítmicos, al compás de la música; en la izquierda, tenía el pergamino más largo que Dzy'ann había visto en su vida (aún era muy joven entre el pueblo de las hadas, poco más que una niña de doce años en términos humanos). El  hombre estaba inclinado sobre el pergamino, y tras cada compás rítmico de su mano, recitaba una palabra, y deslizaba el pergamino un poco, dejando que en una zona virgen cayera algo de su pecho... -¿sangre?-, tras lo cual volvía a empezar con los movimientos y la letanía. La melodía que tocaba la muchacha era a veces acompañada por su voz, que contenía ondas de energía de otro plano.

Dzy´ann cada vez entendía menos.
"Ay, esta chiquilla. Cambia de visión, mira el telar y no sólo el mundo físico, y lo entenderás." - le aconsejó Lii´la, divertida por la falta de experiencia de su aprendiz.

Dzy´ann entornó los ojos, se puso bizca, parpadeó... y empezó a llorar, desbordada de alegría. Las notas del violín surgían en una cascada de luz, cayendo hacia una roca que estaba delante de la pareja. Los tonos que salían de la boca de la muchacha se convertían en pájaros, en ciervos y en muchos otros animales al llegar a la roca. Nada se salía de su lugar, pues el hombre -¿o era un lobo?- con su mano -¿garra?- iba moviendo los hilos del telar, la urdimbre misma de la vida, que la música creaba, y los iba colocando, a veces cortaba uno, y otras veces metía uno entre los demás, cambiando su imbricación. Cada vez que un compás terminaba, una gota de la sangre de su corazón manaba de su pecho e iba a caer en el pergamino, formando letras de un alfabeto que Dzy´ann desconocía. Entonces él pronunciaba esa palabra, y la música, ininterrumpida, retomaba el compás de la creación.

"¿Lo entiendes ahora, chiquilla? Están en el principio de un mundo: ella va creando, con su música y su canción, toda la realidad que existe entre ellos, la crea y le da formas; él busca para cada forma creada su tiempo y su lugar en el telar de la vida, y con sus manos y su corazón, encuentra nombres a las formas y les da entidad, escribe sus nombres en el pergamino del mundo y los pronuncia, haciéndolos existir en la realidad." - explicó Lii´la, extasiada ante la escena.

Dzy´ann, entre lágrimas, no dijo nada. Era lo más hermoso que había contemplado nunca. Ahora lo entendía, estaban Haciendo el Amor, estaban creando la energía primigenia, de la que son partícipes los átomos y las ondas y los rayos, que está imbuida en todo lo creado, y que cambia toda la realidad cuando la alcanza.

De pronto, Lii´la abrió la boca, sorprendida: un ojo azul de lobo la miraba fijamente. No había tomado precaución alguna, y ahora se daba cuenta de que no habían vuelto al momento que ella quería, puesto que la pareja no tenía ninguna luz alrededor. Sin variar ni un ápice el tono de su voz, ni detener la melodía, surgieron alrededor de ellos dos arcos de luz, uno de sur a norte y otro de oeste a este, que se juntaron en el centro, sobre sus cabezas, y empezaron a girar en el sentido de las agujas del reloj, formando una espiral de luz, una esfera nívea que los protegía, mientras seguían creando su Amor.

"¡Vámonos de aquí, chiquilla, deprisa, no deberían habernos visto!" - gritó Lii´la, batiendo tres veces palmas y balanceándose adelante y atrás con sus alas. Dzy´ann la imitó al instante, y ambas volvieron a su hogar bajo los almendros, justo a tiempo de oír cómo la vieja Skee´lah chillaba: "¿Cómo os habéis atrevido a dejaros ver? ¿Es que no sabéis que habéis estado a punto de interrumpir el rito más sagrado para la madre Tierra?".

"En menudo lío nos he metido." - pensó Lii´la, mientras ponía su mejor cara de no haber roto un plato. "Pero si la chiquilla hoy ha aprendido cómo es de verdad la vida, habrá merecido la pena" - se dijo, mientras sonreía para sus adentros ante la cara de la enfurecida y vieja Skee´lah, y miraba de reojo la expresión de arrobo en el rostro de Dzy´ann, que miraba hacia arriba con una esperanza nueva.

martes, 11 de enero de 2011

La leyenda del Lobo Cantor


El Lobo cantaba a la Montaña, que era orgullosa.
El Lobo cantaba para Todos.

Su canto era de Amor.
A la Tierra. A la Vida.
La verdad de su Alma. Un arroyo sin fin.
Era ya antiguo cuando vino el Hielo.
En los tiempos de Dirus, el Gran Lobo Terrible.

Quien no siente este Amor, no puede cantar.
Y llamará maldad a la Canción. Indigna de los lobos.
Así era Rufus. Rufus, el lobo tirano. El destructor.
Él y sus fieles se llevaron la Canción.
Y, durante milenios, el Cielo estuvo vacio.

Pero el arroyo siguió fluyendo. Uniendo el Pasado y el Futuro.
Dirus regresó.
Su búsqueda fue larga. Pero segura.
Pues el Espíritu vivía, esperando.
Liberado, resurgió su Poder.
El Lobo recobró su libertad. La Tierra toda.

El lobo canta a la Montaña, que es orgullosa.
El lobo canta para Todos.

"La leyenda del Lobo Cantor, George A. Stone"

domingo, 9 de enero de 2011

The Game



I know I'm playing strong and hard;
but now is my time and you are my star;
I won't quit playing till your eyes tell me to stop.

Heridas gemelas

http://www.youtube.com/watch?v=CuL_cRBlDwc

He dejado atrás todo cuanto me hirió, sin secuelas,
y ahora tengo dos heridas gemelas,
que me recuerdan a cada paso que doy
que no es sólo mí camino el que sigo hoy.

Es nuestro camino, te trajo hasta mí
y quiero que me lleve contigo,
hasta una casa en la falda de un monte
o en el principio de un mundo.

Tus abrazos enredan mi espíritu,
tus tiernos besos llenan mi corazón.
No sé si soportaré que otros brazos te rodeen,
que en tu boca aniden besos que no sean míos.

Ansia... desazón...
corroen mi alma,
que aúlla a la luna
pidiendo un favor.

Pero sé que dos no son sólo uno más uno,
y que te amo tanto como fui amado:
pues amo la justicia y la verdad, y a través de ellas, todo lo demás.
Y si mi amor es justo y verdadero, entonces tu libertad está
por encima de todo, incluso de mí.
Para que me ames, debes primero ser libre:
como yo fui una vez y aún sigo siendo.

No es la verdad, es el verdadero amor lo que nos hace libres.
Te doy mi amor, pero también te doy libertad:
de reír, de cantar, de pensar, de actuar, de amar...

sábado, 8 de enero de 2011

Invierno


Las agujas del reloj se separan,
cuento las horas hasta que se junten otra vez.

En ese cielo en la tierra que es Madrid,
es fácil decir que estás lejos,
que no sabes cuando vas a volver.

¿Sigo siendo carne de tu carne
y sangre de tu sangre?

¿Qué me dejas,
y qué esperas encontrar al final?

El invierno es largo,
no sé si estaré cuando vuelvas,
o si sólo estará el lobo,
esperándote, rodeándote,
bailando su danza espiral,
la que acaba en tu garganta...

viernes, 7 de enero de 2011

El presente


Anoche tejiste un lazo a mi alrededor
y un nudo dentro de mí.
Pero aún ha de girar la rueca para completar el hilo,
aún tienen las rosas que darnos su sangre.

El pasado ya no está,
el futuro aún no ha llegado:
el ahora es un regalo,
gracias, bella amiga, por este presente.

jueves, 6 de enero de 2011

El silencio y la promesa


Anochece y leo en tus ojos:
un silencio y una promesa,
una determinación salvaje
que me da ganas de volar.

Que mis manos sean mariposas
y encuentren el viento en tus pestañas;
que mis besos sean libélulas
y rocen tus labios;
que mi corazón sienta sed
y tu piel sea caricia que la calme;
que mi cuerpo sea tu templo
y tus besos los sacrificios:
ofrecidos a un dios tenebroso
que se llama Amor...

martes, 4 de enero de 2011

Cad Goddeu



Ningún padre ni ninguna madre
me ha hecho en absoluto;
la materia y la forma
fueron los nueve sentidos;
brotan de los frutos,
de las raíces divinas,
de las flores salvajes -prímula-
florecen las colinas, árboles y arbustos,
y yo soy de arcilla de la tierra,
el día de mi nacimiento,
y de flor de ortiga
y la novena espuma de la ola.

sábado, 1 de enero de 2011

Otra vez

Y otra vez lo siento:
late mi pulso al compás de su aliento.
Otra vez la vibración musical, sonora
subiendo por mis huesos a la garganta, hora tras hora.

Otra vez: el miedo, la duda, el no saber
si mis pasos llevan el ritmo adecuado o si toca correr.
En la calle, aparco el coche
y de nuevo, roza mi oreja su cabello, negro de noche.

Melodías conocidas invaden mi mente
y abren mi corazón:
son hijas de tierra antigua y poderosa,
notas de una canción.

Y de nuevo espero al movimiento;
la nostalgia me rapta, pero no hay sufrimiento:
ahora sé, ahora fluyo, ahora siento.

Libertad


Ahora que mi coraza es lágrimas y no metal,
ahora que mis espadas son hiel y no silbido, 
mi corazón siente la luz y es libre, 
pues ni espadas ni coraza ya necesito.

Ahora que soy yo mismo, puedo al fin buscar la música, 
la canción primigenia que desde el alba de lo creado, 
me une a mi otro yo, a mí mismo, a tí y al Amor.

Tu mirada


Tu mirada, es la droga que calma mi ansiedad, 
tu aliento, es lo que me da fuerzas para vivir, 
y tu sonrisa, la que me da alas para volar...

Año Nuevo, Proyecto Nuevo

En este año que comienza, quiero hacer realidad un proyecto que tenía hace tiempo: poner mis poesias, antiguas y nuevas, en este medio más intenso que el papel, y más directo. No me preocupa si gusta o no, sólo son palabras que pasaron por mí y me hicieron vibrar, y aquí las comparto... junto a sitios por los que pasé y disfruté...