Páginas vistas en total

jueves, 26 de mayo de 2011

Libélula




Me regala el viento
su perfume de fresco aliento:
higuera e hinojo.

Cerca de una hoja,
con ella mi mirada se posa.
Es verde, pequeña, frágil, recta,
y al tiempo, rebelde, dura, graciosa, resuelta.

Vuelan hacia mí dos abejas,
rubias, doradas,
como queriendo proteger a su compatriota de higueras,
sinceras, aliadas.

Sus ojos me miran, curiosos,
mientras el sol dibuja
reflejos verdeolados
en sus alas de libélula.

Su batir de alas rítmico
encadena su vuelo preciso,
y con su baile cómico
atraviesa el aire tórrido.

Vuelven de nuevo a la sombra,
y yo retorno a mi tarea;
el sol revela penumbra,
la higuera cobija a la libélula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario