Páginas vistas en total

sábado, 28 de mayo de 2011

El esposo


 "¡Levántate ya, amada mía,
hermosa mía, y ven!
Que ya se ha pasado el invierno
y han cesado las lluvias.
Ya se muestran en la tierra los brotes floridos,
y ha llegado el tiempo de la poda,
y se deja oír en nuestra tierra el arrullo de la tórtola.
Ya ha echado la higuera sus brotes,
ya las viñas en flor esparcen su aroma.
¡Levántate, amada mía,
hermosa mía, y ven!
Paloma mía (que anidas), en las hendiduras de las rocas,
en las grietas de las peñas escarpadas,
dame a ver tu rostro,
hazme oír tu voz.
Que tu voz es dulce
y encantador tu rostro."

Salomón, El Cantar de los Cantares.

- Dedicado a quien sueña en verso y cuyo carruaje es sueño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario