Páginas vistas en total

domingo, 30 de octubre de 2011

Escrito en el hielo

Superficie del Lago Subglacial Vostok, Antártida


Destierra a tu amante, ese viento gélido y glacial.
Ese que en las tardes de lluvia, y en las mañanas de sol, te acompaña.
Allí, donde no hay vecinos.
Es lo más fácil, lo sé. Pero tú no eres fácil, ni yo tampoco.
Elegimos siempre la senda oscura, el camino embrozado,
porque ese es el que hay que recorrer.
Vuelve a tu camino, búscate, alégrate, siéntete.
No dejes nunca de buscar. 
Más allá de la voz del viento, está tu libertad.
No te refugies, sino en tu alma.
No te escondas, sal al mundo, re-encuéntrate en la mirada y la voz de los demás.
No vuelvas atrás, por nada ni por nadie.
Es tu libertad, tu vida, tu risa, tu sonrisa, lo que hace girar el mundo. 
Tu mundo. Re-correlo. Conócelo.
Y si te pierdes, recuerda donde tienes una mano a la que agarrarte y correr.
Seguro que, si lo piensas, tienes más de una.
Entre ellas, la mía.
Siempre.


- Dedicado a Eishtar.

3 comentarios:

  1. Que seriamos sin esas manos importantes que nos hacen formar parte de una cadena de sentimientos. Sin ellas, solo seriamos un eslabón más perdidos en un desierto de hielo, un segundo a la deriva del tiempo, un instante olvidado en la historia. Lo que nos hace ser importantes son los sentimientos que otros sientes por nosotros porque son quienes nos recuerdan cuando no estamos y nos necesitan en sus cadenas para vivir entrelazados, unas vidas sobre otras, interactuando, compartiendo, amando, aunque a veces sean amores imposibles u otra forma de querer, como la amistad. Un abrazo, sigue escribiendo,,,, nos vemos pronto, chauuuuu.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, por lo menos, una mano amiga tiene, y eso es muy importante.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar